La Escuela Infantil Campanilla ha iniciado un nuevo curso recurriendo a la Bolsa de Educadores que aprobaron el concurso-oposición de 2011 para contratar a uno cada tres meses de apoyo, en turno rotatorio. Además aumentará el horario del personal que ayuda en el comedor y una serie de reformas en el mantenimiento de las instalaciones. El único aspecto negativo reside en las deudas pendientes que mantiene con esta guardería municipal la Junta de Andalucía, aún no han cobrado los meses de julio y agosto.

Hasta ayer no ingresó la Consejería de Educación el mes de junio, dinero que está destinado a pagar a los profesionales que atienden la Escuela Infantil, en total una maestra, 7 educadores, otro rotativo de apoyo (nuevo este año), tres personas para servicios generales (limpieza, comedor y mantenimiento) y la directora  Es la Sociedad de Desarrollo “Desde Arahal”, organismo municipal que adelanta el dinero para pagar los salarios, al igual que hiciera con el mobiliario que hizo falta hace tres cursos cuando se inauguraron las instalaciones, hasta hace dos meses no llegó la subvención correspondiente dl Grupo de Desarrollo Rural.

Este año han entrado 107 niños y niñas en la Escuela Infantil Campanilla, el máximo que admite la capacidad del centro. Una de las novedades más importantes es que se recurrirá a la Bolsa de Educadores que se creó en 2011, después de un concurso-oposición convocado por este organismo municipal. Desde Arahal contratará a un educador/a de apoyo cada tres meses, de entre los aparecen en la lista resultado de este concurso, según la directrices del Reglamento de dicha Bolsa aprobado este verano en pleno. Asimismo, se aumentará en una hora el contrato de la persona que ayuda en el comedor.

Nueva imagen

La Sociedad de Desarrollo ha aprovechado el mes de agosto para darle una nueva imagen a la Escuela, pintando tanto la entrada como el interior, con motivos infantiles. A esta mejora de la imagen, se ha sumado otro tipo de actuaciones encaminadas a mejorar la seguridad del alumnado, que tiene entre 0 y 3 años. Por ejemplo, se ha colocado un suelo acolchado en la zona de los bebés y se han forrado las columnas del patio interior para amortiguar posibles golpes. También han dotado de un aparato de televisión cada aula. Ana Belén Galán, directora del centro, informa de que se ha solicitado una vela para el patio exterior, de momento una primera parte, porque se pretende dividir el área en zonas de sol y sombra.

Los 107 niños y niñas que han comenzado el día 1 las clases han entrado de una vez pero en horario diferentes en un periodo de adaptación que se mantendrá esta semana. A partir del 11 de septiembre, las clases vuelven a la normalidad. El comedor comenzará para el antiguo alumnado el día 10 y al siguiente se sumarán el resto.

Aljacatering es la empresa encargada del comedor. Todo está organizado para las necesidades del alumnado, incluida la comida de adaptación de los bebés, primero verdura y cuando llega el momento, se introduce en su dieta, pollo y pescado. La madre tiene sólo que avisar con una semana de antelación siguiendo las directrices del médico. También están pendiente de las necesidades culinarias de aquellos niños o niñas que tienen alguna intolerancia a la lactosa, cereales, huevo, pescado o cualquier otro alimento. La empresa dispone de las instalaciones especiales para separar los alimentos que llegan hasta la Escuela Infantil envasados con el nombre del alumno/a en una etiqueta.

Hoy los padres y madres se concentraban en la puerta para dejar a sus hijos/as en la Escuela. A partir de mañana, ya comerán un aperitivo. En poco más de una semana, habrá acabado el periodo de adaptación y los educadores comenzarán a vivir con el alumnado las primeras experiencia educativas de sus pequeñas vidas.