La barriada de la Cruz de la Cava es desde hoy suelo urbano consolidado, lo que hará posible que los propietarios puedan obtener ya licencias de obras o apertura de establecimiento. Se trata de un conjunto de parcelas, un 60 por ciento de ellas pertenecen a la promotora P&M y el resto a vecinos de Arahal que llevan desde 2007 esperando para poder hacerse una vivienda. Es una de las historias que ha dejado atrás la crisis inmobiliaria de 2008.

El final de la historia ha sido posible gracias al esfuerzo conjunto realizado por el área de Urbanismo del Ayuntamiento de Arahal y por la Sociedad de Desarrollo “Desde Arahal”.

La promoción de la Cruz de la Cava se inició en 2007. Un año después, la crisis económica llevó a la empresa promotora P&M a entrar en concurso de acreedores. Desde entonces los 27 vecinos afectados han vivido un calvario porque lo que han llegado a pagar sólo por el suelo de la parcela, años después no se corresponde con el precio de mercado.

20 expedientes de responsabilidad patrimonial

La situación estaba paralizada. El Ayuntamiento de Arahal, según explica el edil de Urbanismo, José Antonio Cabrera, no era un “ente actuante” porque se trataba de una promoción privada. No obstante, deciden actuar, además de por el problema que mantiene a los vecinos sin vivienda y con dinero entregado, porque hay “20 expedientes de responsabilidad patrimonial”, es decir denuncias de vecinos de la zona por accidentes que se han producido dentro de la parcela y a causa de las condiciones higiénicas en las que se encuentra con “basura y ratas”.

En 2014, la administración local decide reclamar vía judicial el aval que asciende a 380.000 euros para terminar de urbanizar el solar y prestarle los servicios de suministro de agua y electricidad necesarios. Este proceso judicial duró un año porque la empresa promotora, P&M, reclama para sí el dinero del aval. Finalmente el juez que instruye la causa, da la razón al Ayuntamiento de Arahal, era final de 2015.

Cabrera resaltó el trabajo realizado por el técnico José A. García Ocaña, único asesor de IU (equipo gobernante), para realizar todos los trámites burocráticos que han sido necesarios. En este sentido anunciaron que existen otros tres sectores urbanísticos con problemas parecidos, la calle Iliada (antigua zona de la fábrica Arahalco), la urbanización del centro comercial Mercadona y el polígono industrial conocido con el nombre de FERCA. “Hemos empezado por la Cruz de la Cava porque era un sector más céntrico y que afectaba más a otros vecinos de la localidad” añade Cabrera.

Durante 2016 se han terminado las obras de urbanización y la instalación de los servicios citados de esta futura barriada de la Cruz de la Cava. Y hoy se hacía público en el lugar, el final de la historia cuyas consecuencias en la vida de los propietarios tardarán en olvidar y terminar de solventar, ya que ha condicionado su proceder en los últimos años.

Con la puesta en valor urbano de esos terrenos, se abren también al tráfico cuatro calles: María Moliner, Emilia Pardo Bazán, Rosalía de Castro y Clara Campoamor. De esta manera, el barrio de la Torbilla tendrá otras dos calles para entrar y salir de él y quedará mejor conectado con el resto de la localidad a partir de ahora.

En la parcela se abría esta mañana un parque infantil para completar las obras de urbanización.