Las bases de la convocatoria que regulará las dos naves del vivero de empresas que se inauguraron el pasado mes marzo en Arahal, se pondrán a exposición pública mañana en el tablón de anuncios del Ayuntamiento de Arahal. A partir de ese momento, queda abierto el plazo para que se presenten empresas de nueva creación (o como mínimo dadas de alta desde hace menos de dos años) que tendrán que aportar un proyecto de viabilidad para que la Sociedad de Desarrollo Municipal y sus técnicos valoren los requisitos solicitados.

Las naves tienen 148 y 142 metros cuadrados respectivamente y están situadas en el Polígono Industrial Los Pozos, calle Espadero, 43.  Disponen de una oficina de 12 metros cuadrados y una sala de juntas de 25.

Las naves se han construido gracias a un convenio con la Fundación INCYDE(Cámara de Comercio de Madrid) a través de fondos FEDER, que han pagado un 75% del costo. Por tanto, este convenio, con una periodicidad de 15 años, condiciona también los criterios de selección para el tipo de empresa que podrá solicitar entrar en estas instalaciones. Y, una vez instaladas, también vigilarán los procedimientos de inspección durante el periodo que estén en ellas, 2 años prorrogable a tres siempre que los apruebe la dirección de la Sociedad Municipal de Desarrollo.

Los criterios de elección se han presentado hoy en rueda de prensa a la que han asistido la delegada de Desarrollo, Ana María Barrios, y el técnico del área, José Antonio García Ocaña. Aunque más extensamente se explicarán mañana, a partir de las 7 de la tarde, hora en la que están convocados los /as empresarios/as que están interesados/as.

De nueva creación

Solo podrán acceder a estas instalaciones empresas de nueva creación o, a la sumo, que tengan una antigüedad de menos de dos años, no participada por otra en más de 25%. Será valorada la iniciativa empresarial con más viabilidad económica, sobre todo desde el punto de vista de la creación y mantenimiento de empleo.

Otro de los requisitos que deben cumplir los propietarios de la empresa, es el de experiencia profesional o laboral. Todo va sumando, en las bases especificarán los puntos concretos para cada uno de los requisitos, pero cada empresa tiene que tener como mínimo 30 puntos.

En estas naves no se pagará arrendamiento, sino un canón de ocupabilidad por metro cuadrado (la cifra exacta se dará a conocer mañana en la reunión con los empresarios interesados). El “viverista” tendrá también que hacerse cargo de contratar un seguro multiriesgo y del pago del consumo de agua, luz y teléfono, además de una fianza antes de entrar. La seguridad de las dos naves corre a cargo de la Sociedad de Desarrollo, parte arrendataria.

Un año después de estar instaladas las empresas seleccionadas, la Sociedad de Desarrollo revisará si siguen cumpliendo los requisitos. “Si no fuera así tendría que salir y dejar la nave a la siguiente que se ha quedado en lista de espera”, comenta Barrios. En este sentido, añade que “desde las administraciones públicas tenemos que vigilar si se siguen cumpliendo los criterios por los que entró, de lo contrario estarían falseando datos”.

García Ocaña dijo que uno de los condicionantes más importantes del convenio es que tienen que estar ocupadas por 15 años, “de lo contrario tendremos que devolver la subvención“. La delegada de Desarrollo explicó que si las empresas que accedieran no ocupaban las oficinas o la sala de juntas, se le adjudicará a otras empresa, “todas las habitaciones deben estar ocupadas”. Además apuntó que la sala de juntas se utilizará en actividades de formación de la Cámara de Comercio porque su organización forma parte del mismo convenio.

Todas las personas interesadas deben ir mañana a la reunión convocada por el Ayuntamiento en el salón de plenos a las 7 de la tarde, donde tanto técnico como delegada explicarán más pormenorizadamente los criterios selectivos para entrar en las dos naves del vivero de empresa.